viernes, 30 de mayo de 2014

Reseña de "Wallbanger" (Cocktail #1) de Alice Clayton

Título: Wallbanger 
Autor: Alice  Clayton 
Género: Erótico, nuevo adulto, cómico 
Saga/Trilogía: Saga. Cocktail 
Sinopsis: Caroline Reynolds tiene un fantástico nuevo departamento en San Francisco, una batidora KitchenAid, y no tiene su O (y aquí no estamos hablando de Oprah, amigos). Ella tiene una carrera de diseño floreciente, una oficina con vista a la bahía, una receta de pan de zucchini que está para morirse, y no tiene O. Ella tiene a Clive (el mejor gato del mundo), grandiosos amigos, un buen par de bubis, y no tiene O. Por si no fuera suficiente la ausencia de su O, desde que se mudó, tiene un vecino obsesionado con el sexo con el más fuerte golpeteo de cabecera que haya escuchado en su vida hasta altas horas de la noche. Cada gemido, nalgada, y-- ¿fue eso un maullido?-- enfatiza el hecho de que no solo no puede dormir, sino que ella todavía está, sí, lo adivinaron, sin su O. Metan ahí a Simon Parker. (No, de verdad, Simon, métete.) Cuando el golpeteo literalmente amenaza con tirarla de la cama, Caroline, ataviada con frustración sexual y camisón tipo baby-doll color rosa, enfrenta a su vecino al que ha escuchado pero nunca ha visto. Ese encuentro nocturno en el pasillo tiene, bueno, diversos resultados. Ahem. Con paredes tan delgadas, la tensión va a ser abundante... En su tercera novela, Alice Clayton vuelve a darnos su característica mezcla de lo absurdo y lo erótico. Chachareo, comentarios mordaces, y gatitos pavoneándose, además del más sexy pastel de manzana que jamás se ha hecho, están sumergidos en una bañera de hidromasaje y contrapuestos con el hermoso contorno de San Francisco en esta historia caliente y divertida de exasperación a primera vista.

Mi opinión:
Caroline, una diseñadora que ha perdido su O después de estar con una "ametralladora", y ha pasado meses sin tener sexo, se ha mudado al apartamento donde antes vivía su jefa. 
Era todo perfecto, un lugar espacioso, donde ella lo podía modificar a su gusto, podía tener a Clive... hasta que la hora de dormir se presentó. 

Al acostarse, la acompañaron fuertes ruidos provenientes del apartamento que le seguía. 
Y no fue una sola vez... 

Simon era un fotógrafo, siempre viajando por nuevos lugares, con su harén, sin ninguna complicación. 

Hasta que se encuentran. Y empiezan a conocerse. 

Sinceramente me encantó este libro. Tiene de todo, humor, amor, pasión, idas y vueltas, parejas amigas... 

Una de las muchas cosas que me gustaron de este libro, es que en partes creo que hay un capítulo dedicado a esto se pueden saber los pensamientos de ambos, tanto los de Simon, como los de Caroline y los de Mimi y Ryan. 

Otra, aparte de la escritura y narración, tiene que ver con ver los mensajes de texto que se mandaban entre ellos, y los propios amigos también.

Amé totalmente los momentos que pasaban juntos, cocinando, mirando películas, hablando.

Uno de los mejores momentos se puede decir que es el viaje a España, era todo perfecto. Hasta que O no se presentó.

Al principio voy a admitir que pensé que O se trataba de algún embarazo perdido en la adolescencia, pero termino siendo otra cosa totalmente distinta... 

Si hay algo más divertido en esta historia, fue particularmente cuando Clive se lanzó encima de Simon, tratando de "proteger" a Caroline, él salió corriendo por toda la casa con el gato prendido a la espalda, esa situación fue demasiado.

Tengo que decir que no le vi nada en absoluto a "Crepúsculo", simplemente ni siquiera note algo similar. 

Si no lo leíste, lo recomiendo, es un muy bien libro.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario